«Nuestro equipo iba a permitir mejorar la calidad de vida en el diseminado y a dar trabajo productivo»

Manuel Guerrero, técnico redactor del informe de las aguas de Chiclana, ya se ha reunido con un agente de la Fiscalía al que le ha hecho llegar su visión del problema sanitario en el diseminado

Se siente «frustrado» por todo lo ocurrido. Máxime, cuando hasta ahora, ha estado sufriendo en la sombra las consecuencias de una crisis de gobierno en el Ayuntamiento de Chiclana. Manuel Guerrero, redactor del famoso informe sobre el estado de las aguas en el diseminado de Chiclana y director de proyectos de Chiclana Natural, habla por primera vez de lo ocurrido y lo que podría haber sido para conectar el agua potable a miles de vecinos.

–¿Qué consecuencias ha tenido para usted laboralmente todo lo ocurrido en torno a lo que ya se denomina «caso acuíferos»?

–La frustración de no poder seguir desarrollando el trabajo que ya había comenzado, diseñando los Sistemas Generales para el PGOU y las Cuencas Hidráulicas que lo completan, con el equipo creado en Obras y con el que al final se entraría en un proceso que harían posible la mejora de la calidad de vida y de trabajo productivo para muchas personas.

–Denunció Susana Moreno en un pleno que usted ha sido perseguido, ¿así se siente?

–No es muy agradable estar amenazado por un expediente disciplinario y sin conocer las causas, entre otras circunstancias. El problema de fondo, y que cada vez afecta a más trabajadores, es la vuelta del feudalismo, señoritismo, elitismo y la ausencia de solidaridad. Es muy triste.

–¿A que cree que se ha debido la actitud del alcalde y el resto de miembros de la Corporación Municipal?

–No soy adivino ni psiquiatra, y no tengo un abogado a mano para preguntarle qué puedo o no decir sin sufrir más consecuencias… Mejor pregúnteselo a ellos.

–¿Se ha puesto ya en contacto con usted la Fiscalía? ¿Por qué información se ha interesado?

–Al tener conocimiento de que la Fiscalía iba a intervenir, le escribí a la fiscal exponiéndole mi postura y ofreciéndome a colaborar en cuanto pudiera a esclarecer los hechos y también, y me parece más positivo, a aportar posibles soluciones. Me ha entrevistado un agente de la Fiscalía que quería disponer de mi visión de conjunto del problema sanitario y medioambiental. Lógicamente, los datos concretos los recabará del Ayuntamiento.

–¿Por qué cree que se bloqueó la creación del grupo de trabajo para dotar de agua al diseminado?

–Ni idea. Sigo sin entender que se impida trabajar en algo tan importante a un grupo de profesionales cualificados del Ayuntamiento que se prestan a hacerlo a coste cero y con la mayor implicación y entrega. Podríamos haber tenido éxito ó fracaso, pero…¿Negar el trabajo? Alguna explicación habrá que ignoro.

–Usted que ha redactado el informe, ¿tan grave es la situación de las aguas de Chiclana?

–Es muy importante diferenciar el agua potable distribuida normalmente por Chiclana Natural en el suelo urbano, que es de una calidad muy buena y con todas las garantías sanitarias, de las aguas empleadas en las parcelas del diseminado procedentes de pozos incontrolados, que por las características del terreno subyacente, de los sistemas de vertido de las aguas fecales y la densidad de viviendas y su uso, hacen posible su contaminación bacteriológica y de abonos como el nitrato. La gravedad sanitaria debe contrastarla quien tenga dicha responsabilidad.

–El problema de las viviendas irregulares sin agua corriente es un fenómeno que se produce en muchas localidades de la provincia, ¿qué distingue a Chiclana del resto?

–Posiblemente el origen del problema es, a mi parecer, fruto de las reconversiones de la viña y Naval de los años 80. Una prueba es que la estructura territorial del diseminado urbano chiclanero mayoritariamente corresponde con las «tablas» de las antiguas viñas entre hijuelas y junta tablas. Luego ya el problema ha evolucionado igual en todos lados, por la mera especulación financiera y urbanística.

–Si la intención política hubiese sido otra, ¿cree que en éste periodo corporativo se podrían haber producido las primeras conexiones?

–Al menos se podría haber intentado, como he dicho antes. Echarse la culpa entre tantas administraciones es lo contrario de lo que debería suceder si de verdad velaran por nuestros intereses: colaboración. Y mientras no exista, es imposible. Un proverbio árabe dice que «quien quiere hacer algo encuentra un medio. Quien no quiere hacer nada encuentra una excusa».

–¿Cuáles eran las principales virtudes del equipo de trabajo que se pretendía crear?

.Estaba constituido, bajo la coordinación política de la Delegada de Obras Susana Moreno merced al pacto municipal de gobierno PP-PVRE y a una encomienda expresa del Alcalde, por todos los elementos necesarios para llevar adelante la tarea de estudiar los problemas para la dotación de servicios básicos: Proyectos y Obras (el Ingeniero Municipal Francisco Vélez y todo su equipo de Obras), Jurídico (Belén Muñoz, jurídica de Emsisa), Urbanístico (Ataulfo Fernández, Arquitecto de Urbanismo) , Económico (Luis López, del Area económica del Ayuntamiento) , Gestión y Obras (Jesús Verdugo, Gerente de Emsisa y todo su equipo incluyendo al director técnico Manuel Sierra), y tratándose de los servicios de agua y saneamiento por mí, como Director de Proyectos de Chiclana Natural. A éste equipo se habrían incorporado dinámicamente y en función de las necesidades cuantas personas hubiesen sido necesarias dentro de sus competencias, perfiles y posibilidades.

–¿Qué opina del PGOU de Chiclana en relación con los servicios básicos?

–La Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía bajo la cual se redacta el PGOU no contempla, y en gran medida prohibe, que se ejecute el urbanismo que hemos hecho en Chiclana. Por tanto, se tropieza continuamente con problemas jurídicos, económicos y administrativos (los técnicos están bastante resueltos). No obstante, creo posible su desarrollo sistemático mediante la idea de urbanizar ámbitos pequeños de viviendas y por etapas como Comunidades de Propietarios que costearían todos los gastos de forma aplazada y con el impulso, control y gestión municipal de la mano de los vecinos afectados. Hay que tener en cuenta que la ejecución de los servicios básicos en el extrarradio potenciará la economía y el desarrollo urbanístico también del Casco Urbano ya consolidado.

Prensa – La Voz Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.