La devolución del IBI afecta a todas las fincas que pasaron a ser urbanizables en 2004

La abogada que defenderá a los vecinos asegura que no hay razón jurídica para devolver sólo el recibo de 2012 y reclamará desde 2009

Todos los propietarios de fincas en el municipio de Llanes que en la revisión catastral de 2004 pasaron a ser urbanizables tienen derecho a reclamar la devolución del recibo del IBI (impuesto sobre bienes inmuebles), que el Ayuntamiento les cobró cuando en realidad sus propiedades son rústicas por la anulación del Plan General en 2011.

Así lo expusieron ayer los representantes de la asociación AVALL (Amigos y Vecinos de Llanes) Domingo Goñi y Coté Rodríguez, y la abogada que defenderá a los afectados, María González-Portal, en una charla informativa en el Casino de Llanes a la que asistió una treintena de afectados. Unos 1.200 vecinos recibieron una carta -sin acuse de recibo- en la que se les comunica que les devolverán el importe del IBI cobrado en 2012, pero el mismo derecho tienen quienes no la han recibido. A principios de 2003 se aprobó definitivamente el Plan General de Ordenación de Llanes y en 2004 se hizo una revisión catastral que tuvo en cuenta las calificaciones recogidas en el documento, declarado nulo de pleno derecho posteriormente en el año 2011.

De esta forma, las fincas que hasta 2004 eran rústicas y que con el plan pasaron a ser urbanizables siguen siendo lo primero a efectos urbanísticos, pero pagando impuestos como lo segundo. Tanto los integrantes de AVALL como la letrada insistieron en que todos los vecinos con esta circunstancia -que son muchos más de 1.200 en el concejo- tienen derecho a reclamar la devolución del ingreso indebido.

La misma secuencia sirve para explicar que no sólo ha de devolverse el recibo de 2012, como la alcaldesa de Llanes, la socialista Dolores Campillo, anunció que harían y estimó en unos 100.000 euros en total. González-Portal defendió que no hay justificación jurídica para no devolver también el de 2009, 2010 y 2011. Al tratarse de un tributo sólo pueden reclamarse los últimos cuatro años, pues los anteriores, en los que también se cobró el IBI de fincas urbanizables que no lo eran, han prescrito. Otra de las dudas que surgieron entre los presentes es si la solicitud de la devolución del IBI va a suponer problemas a la hora de que el próximo Plan General de Llanes califique una finca como urbanizable o no.

Tanto González-Portal como los miembros de AVALL insistieron en la tranquilidad en este asunto, pues sólo están reclamando el dinero que pagaron por unos suelos urbanos cuando en realidad son rústicos. También insistieron en la importancia de iniciar cuanto antes la reclamación, que se espera poder resolver por vía administrativa.

Prensa – La Nueva España (10/02/2013)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.