Montero se aferra a la subida fiscal a pesar de la crisis: «Sin impuestos manda el sálvese quien pueda»

El Gobierno de Pedro Sánchez va a hacer todo lo posible por acometer una notable subida de impuestos. Ya lo ha intentado en los meses precedentes y lo volverá a hacer en el corto plazo, y la crisis económica desatada por la pandemia del coronavirus no va a modificar sus objetivos tributarios. «Nuestra hoja de ruta sigue intacta», ha querido dejar claro María Jesús Montero. La intención de la ministra de Hacienda es aplicar la subida de impuestos en los Presupuestos Generales del Estado del próximo año, y no ha mostrado ninguna duda de que, en su opinión, en España hay margen para aplicar incrementos impositivos.

«Los niveles de tributación en España están siete punto por debajo de la Eurozona. Existe un claro margen de mejorar la recaudación. Y el gasto público está en el 41,7% del PIB, mientras que la media de la Eurozona es del 48%. Son datos objetivos», ha señalado Montero durante su intervención ante la comisión de Hacienda del Senado, para a continuación completar su decidida defensa de la necesidad de subir impuestos del siguiente modo:

«Sin un sistema tributario justo no hay Estado de derecho, Sanidad pública, Educación gratuita pública ni cuidado para nuestros mayores. Sin impuestos, lo que manda es el sálvese quien pueda, que es lo mismo que quien ha nacido en una familiar con recursos tendrá mejores condiciones para desarrollar su vida».

El Gobierno, como ya publicó este periódico, trabaja por lo tanto en que las cuentas de 2021 contengan la subida del IRPF a la rentas más altas; endurecimiento de Sociedades con un tipo mínimo del 15% y que llega hasta el 18% para bancos y petroleras; o el impuesto verde por el que aumentará el gravamen del diésel.

A ello se suman la tasa Tobin y la tasa Google, así como la armonización fiscal que pretende Montero y que no es otra cosa que eliminar bonificaciones fiscales que aplican algunas comunidades en impuestos como Patrimonio, Donaciones o Sucesiones. Esta última parte será tratada «en breve» en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y amenaza con provocar fuertes enfrentamientos entre, principalmente, las regiones presididas por el Partido Popular y el Ministerio. Montero también ha apuntado su disposición a que los ayuntamientos asuman mayores competencias, lo que conllevaría una mayor capacidad financiera y una flexibilización de la regla de gasto.

LOS PRESUPUESTOS DE LA «RECOSNTRUCCIÓN»

Montero también ha querido aprovechar su intervención para bautizar a los presupuestos de 2021 como las cuentas de las «reconstrucción». Una vez que el Gobierno fue incapaz de sacar adelante los PGE de este año y se vio obligado a prorrogar, una vez más, los de Cristóbal Montoro, Hacienda trabaja ya en unos presupuestos que serán la «base» de la recuperación y que deben «relanzar» a la economía.

La responsable de Hacienda ha adelantado que contemplarán el refuerzo del sistema sanitario público y un incremento «importante» de la inversión en política social, lo que hará necesario un aumento igualmente importante de los ingresos. Esto es, de los impuestos.

FUENTE: https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2020/05/28/5ecfa871fc6c83cc408b45fd.html

Prensa – El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.