La aprobación del PGOU sigue adelante con los votos de PSOE, IU y Schauer

El visto bueno provisional al documento, decisión calificada por los grupos que la adoptaron como la opción «menos mala» en estos momentos, recibe el rechazo de Ganemos y la abstención de PP y PCSSP

El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) avanza en su proceso de aprobación, tras superar ayer en el Pleno el trámite de su aprobación provisional, una decisión adoptada por la Corporación con 15 votos a favor: PSOE (11), IU (3) y el concejal no adscrito, Stefan Schauer; nueve abstenciones, las siete del PP y dos de PCSSP, y el voto en contra del edil de Ganemos.

Pero antes de llegar a la votación final, una de las más importantes de cuantas se llevarán a cabo en este periodo corporativo, la Corporación debatió por espacio de dos horas la aprobación provisional de un Plan que viene marcado por el rechazo generalizado de todos los grupos, como ayer mismo reiteraron, y por las dudas sobre su legalidad en relación con la Evaluación Ambiental Estratégica.

En esta línea volvió a incidir en representación de los grupos ecologistas ayer al comienzo del Pleno Juan Clavero, quien reiteró las denuncias hechas por diversos colectivos sobre la supuesta ilegalidad del Plan y la responsabilidad en la que presuntamente incurrirían los ediles que apoyaran el documento.

Una vez entrados en debate, la delegada municipal de Urbanismo, Ana González, hizo un recorrido por el proceso seguido hasta ahora en la citada aprobación del PGOU, e incidió una vez más, como viene siendo habitual en las últimas semanas por parte del equipo de gobierno, en los avales que el Plan presenta por parte de Junta, técnicos y cuerpos de Secretaría e Intervención del Ayuntamiento. Con estas garantías, González pidió el apoyo a una aprobación provisional «fundamental para la ciudad en cuestiones tan importantes como la económica, el empleo, la vivienda o los servicios básicos, entre otras», advirtiendo además de las consecuencias que la no aprobación del documento acarrearía en relación con «la vuelta a un modelo urbanístico obsoleto en el que se abriría la puerta a nuevas reclamaciones patrimoniales, que en la actualidad alcanzan ya los 112 millones de euros», explicó.

Asimismo, en una intervención posterior, la responsable de Urbanismo recordó que lo que votaba ayer en Pleno era tan sólo la aprobación provisional del Plan, «no la definitiva, un trámite que no nos corresponde a nosotros llevar a cabo sino a otros órganos, y antes del cual se podrían acometer correcciones al respecto», afirmó.

Por su parte, según el turno de intervención que ayer tuvieron los diferentes grupos en el Pleno, el edil no adscrito tras su salida hace un mes de las filas del PP, Stefan Schauer, mostró su sorpresa por, según dijo, «tratarse de un documento prácticamente idéntico al que los populares presentamos en su día, con la diferencia de que se han perdido más de dos años por el camino». «Entonces, el PSOE defendía que aquel documento había que anularlo y ahora dicen lo contrario», criticó Schauer, argumentando que su voto sería positivo, igual que en 2014, «al tratarse prácticamente del mismo Plan», dijo.

Desde el Grupo Municipal de Ganemos, a través de su edil Adrián Sánchez, se hizo hincapié en el escaso tiempo con el que los concejales han contado para tomar una decisión tan delicada e importante como ésta, «dado que tenemos que decidir algo sobre lo que ni siquiera la Junta se ha posicionado claramente», argumentó. Sánchez, que fue el único edil que votó en contra del documento, recordó que «son más de 21 años los que la ciudad lleva sin planeamiento» y mostró su indignación por el hecho de que sigan sin depurarse responsabilidades al respecto.

Para Ganemos la solución debía ser mantener las normas transitorias hasta junio y, entonces, adaptar las normas subsidiarias del 87 a la actualidad en el menor tiempo posible.

Daniel Martín, portavoz de Por Chiclana Sí Se Puede, calificó el Plan de «políticamente nefasto y cobarde, un modelo de empleo caduco y sin alternativas y basado en un crecimiento poblacional falso para justificar la construcción de viviendas», por lo que insistió en la necesidad de «iniciar de nuevo el PGOU». Como ya ha manifestado en anteriores ocasiones, esta formación calificó de «bochornoso» el informe de la Junta en respuesta a la consulta del Consistorio sobre la legalidad del documento y aseguró que «el Plan está viciado de nulidad».

La intervención de la portavoz de IU, Ana Rodríguez, fue una de las más esperadas, ya que, junto con Ganemos, era uno de los grupos que no habían dado a conocer antes del Pleno sus votos, una decisión que finalmente fue en favor del documento pero que a la propia Rodríguez le costó argumentar. La concejala de IU resumió la postura de su partido afirmando que «estoy convencida de que el Plan será anulado en dos o tres años, les tengo que dar la razón a los grupos ecologistas y a PCSSP en todo lo que han expuestos sobre el documento y no es el Plan que IU habría hecho, pero por responsabilidad con la ciudad me veo en la obligación de apoyar su aprobación, aunque se trate de una decisión en la que debemos elegir entre lo malo y lo peor «.

En la argumentación de su voto, Rodríguez hizo referencia a la «situación excepcional en la que se encuentra Chiclana» y a las «graves consecuencias que para la ciudad traería una vuelta a las normas subsidiarias del 87», recordando además que, «como hicimos cuando apoyamos al PP con las Normas Transitorias, esta decisión es única y exclusivamente por el beneficio de la ciudad».

El portavoz del PP, Andrés Núñez, por su parte, recordó que «fue el PSOE, cuando estaba en la oposición, el que calificó este Plan como un documento sin ilusión, sin futuro y una puñalada a los chiclaneros, y ahora nos trae un PGOU que es en un 99% el mismo y nos pide que lo apoyemos».

Núñez insistió en la necesidad de pedir a la Junta un nuevo informe, «ya que el que ha enviado es una vergüenza», motivo por el que pedía que se dejara la aprobación sobre la mesa, recordando además que «durante la campaña electoral el PSOE prometió que reduciría las áreas de gestión básica y las zonas inundables del Plan en un 90% y no ha hecho nada al respecto».

Fue el alcalde, José María Román, el encargado de cerrar el debate, un discurso en el que reiteró el convencimiento del equipo de gobierno, apoyado en los informes técnicos y jurídicos, sobre la legalidad del Plan, y repartiendo la autoría del mismo en los «dos alcaldes, cuatro Alcaldías, cinco concejales de Urbanismo y cinco partidos políticos que han participado en su elaboración», recordó.

Prensa – Diario de Cádiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.