La oposición tumba la subida del IBI en un 25% planteada por el Gobierno chiclanero del PSOE, que vaticina “tiempos difíciles”

El Gobierno local del PSOE en el Ayuntamiento de Chiclana fue muy consciente durante el pleno de octubre de que no tiene mayoría. Toda la oposición, pese a los ruegos por parte de los socialistas, terminó tumbando su propuesta de ordenanzas fiscales para 2016, que incluía la impopular subida del IBI en un 25%, para compensar la “temeraria” bajada acometida por la derecha. Al respecto, el alcalde advierte de que vienen “tiempos difíciles”, ya que se dejarán de ingresar en torno a 6 millones de euros. El PP opina que con este rechazo se le “paran los pies” a un José María Román que “gobierna sin escuchar al pueblo”. En esta sesión sí salía adelante la ordenanza reguladora de Servicios Sociales.

El Gobierno local del PSOE en el Ayuntamiento de Chiclana fue muy consciente durante el pasado pleno de octubre de que no tiene mayoría absoluta. Toda la oposición, pese a los ruegos en los últimos días por parte de los socialistas, terminó tumbando su propuesta de ordenanzas fiscales para 2016, que incluía la impopular subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en un 25%, para compensar la “temeraria” bajada de este impuesto acometida por la derecha en los ejercicios anteriores.

El alcalde, José María Román, ya ha lamentado “el desatino y la incoherencia” de los partidos de la oposición al respecto. En este sentido, ha señalado que no puede entenderse que compartieran y reconocieran el diagnóstico de los técnicos municipales, es decir, que la situación económica del Ayuntamiento “es muy mala” y la bajada del IBI “fue una decisión temeraria e irresponsable”, y que, a renglón seguido, “nadie respaldara o permitiera que el punto saliera adelante para corregir esa situación y, por tanto, permitir unos ingresos muy parecidos a los existentes antes de la aplicación de la medida electoralista del PP, que, además, no le sirvió para ganar las elecciones”.

En una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, el primer edil del PSOE ha augurado que, tras este pleno y “la falta de responsabilidad de los grupos”, vienen “tiempos difíciles” para el Ayuntamiento y la ciudad, ya que se dejarán de ingresar en torno a 6 millones de euros, que van a llevar a la ciudad a “una precariedad presupuestaria que va a hacer aún más difícil la reactivación económica”.

“El Ayuntamiento siempre ha sido un gran motor económico de la ciudad y con el nuevo escenario, con la asfixia económica que han generado los grupos a sabiendas del maltrecho estado de las cuentas, lo va ser mucho menos”, ha insistido Román.

No obstante, ha manifestado que su pretensión es “seguir buscando un consenso”, aunque esta vez no lo ha encontrado “a pesar de los esfuerzos y las múltiples reuniones”, con el objeto de hacer todo lo posible para mantener los servicios públicos y poner en marcha su llamado plan contra la pobreza y la exclusión social. A este respecto, ha mostrado igualmente su sorpresa por la posición de “los partidos de izquierda”, al no entender “cómo no han defendido una modificación que buscaba recaudar más entre todos, con un impuesto en el que paga más el que más tiene, para ayudar con lo recaudado a los que peor lo están pasando”. En cuanto a los empleados públicos, ha explicado que la intención es “hacer todo lo posible para no tocar los salarios”.

El alcalde también ha lamentado que con el rechazo a la modificación de ordenanzas para 2016 se ha impedido que salieran adelante otras iniciativas muy importantes como el fraccionamiento y aplazamiento de las deudas; la moratoria para el pago de las multas urbanísticas que se verían reducidas en un 75% una vez entrara en vigor el Plan General o la propuesta de bonificación del 95% para la instalación de invernaderos, entre otras medidas, que venían siendo muy demandadas por los ciudadanos “y por los propios partidos de la oposición”.

“UNA CURA DE HUMILDAD”

“El rechazo a la subida de tasas e impuestos como el IBI es una cura de humildad que la ciudadanía ha dado al alcalde, José María Román, y al PSOE, partido que gobierna sin escuchar al pueblo de Chiclana y al que se le han parado los pies”, ha señalado por su parte el exalcalde y concejal del PP, Ernesto Marín.

Entiende este edil conservador que “Román y el PSOE han sido incapaces de convencer a los chiclaneros de que ese fraude electoral que pretendían cometer tenía que ejecutarse, porque los ciudadanos han dicho basta ya de mentiras”. Como ejemplo, subraya “las más de 5.000 personas que han firmado durante la campaña llevada a cabo durante un escaso mes por el PP, algo que nos ha permitido parar la decisión del Gobierno municipal entre todos, pues tal apoyo ciudadano ha servido como aval tanto al PP como al resto de grupos de la oposición”.

Asimismo, Marín opina que este pleno “demuestra que el alcalde no sabe dialogar. No ha sido capaz de llegar a un acuerdo, y lo único que ha dejado ver es que le gustan mucho esas famosas mesas que únicamente sirven para que exponga lo que va a hacer, y donde no se permiten otros puntos de vista, es decir, una política basada en el estás conmigo o contra mí”.

Por otro lado, desde el principal partido de la oposición se le exige a los socialistas que “ya está bien de amenazar, de meter miedo, y de presionar a las asociaciones, a través de engaños y falsas promesas. La gente se ha plantado, ha dicho que no quiere que se les suban los impuestos, porque el PP ha demostrado que bajando los impuestos se puede gobernar perfectamente. Su prepotencia le ha llevado al descalabro que tuvo en el pleno”.

Y anticipándose a las excusas que “a partir de ahora puede poner en circulación el Gobierno local del PSOE para tapar sus carencias y su falta de trabajo”, Ernesto Marín manifiesta que “Román no puede venir ahora con monsergas de que la oposición no le ha dejado hacer, porque él es el responsable último de lo que ha pasado”.

ORDENANZA DE SERVICIOS SOCIALES

Sí salía adelante en el pleno de octubre la ordenanza reguladora de las prestaciones económicas para la atención de las necesidades sociales de la concejalía de Servicios Sociales. Esta ordenanza está pensada para prestar servicios y ayudas a aquellas personas o unidades familiares que están pasando por una situación difícil en estos momentos o que llevan arrastrando dificultades económicas o sociales desde hace mucho tiempo atrás.

Así pues, se trata de un documento donde se recogen las bases reguladoras para la tramitación y concesión de ayudas económicas en materia de Servicios Sociales, encaminadas a atender las situaciones de necesidad de aquellas personas y familias que pero lo están pasando.

Desde el PP se destaca su enmienda presentada a estas ordenanzas “para impedir que las ayudas se den de una manera arbitraria y sin controles”. De esta manera, “ya queda claro que por urgente necesidad se pueden dar ayudas, y es algo que el PP va a apoyar siempre, pero siempre que esté avalado por el informe de las trabajadoras sociales, pues de lo contrario se corre el riesgo de que el político actúe de manera arbitraria, algo que ya denunciamos nada aterrizar el PSOE en el Gobierno local”, insisten desde la derecha.

Prensa – Diario Bahía de Cádiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.