Prensa – Puente Chico

Carmen Jiménez y Cándida Verdier (PSOE), las concejalas mejor pagadas de la provincia

Superan también a ediles de Córdoba, Sevilla, Jaén, Granada y Málaga con dedicación exclusiva.-

El mes pasado les dábamos cuenta del dinero que recibe nuestro alcalde, José María Román. Es el regidor que más gana de la provincia de Cádiz y el cuarto de Andalucía, por encima de los de Sevilla, Córdoba, Huelva o Granada, ciudades con muchos más habitantes que Chiclana. En febrero les ofrecemos el segundo capítulo con las remuneraciones de los concejales del equipo de gobierno, que también andan por las nubes.

Las dos primeras tenientes de alcalde, Mª del Carmen Jiménez y Cándida Verdier, son las dos concejalas con delegación mejor pagadas de toda la provincia. Una ingresa 54.616,52 € al año y la otra 54.755,52. Cobran, nada más y nada menos, unos 12.000 € más que el concejal mejor pagado de Algeciras, unos 18.000 más que el concejal mejor pagado de Cádiz, más de 6.000 € que el concejal mejor pagado de Jerez, 14.000 más que el concejal mejor pagado de El Puerto de Santa María,… Son, salarialmente hablando, las superestrellas salariales entre los concejales de la provincia.

También ganan más que casi todos los alcaldes de la provincia. Por ejemplo ganan más de 3.000 € que el de La Línea, unos 7.000 más que el de El Puerto de Santa María…, y de manera llamativa casi unos 20.000 € más que los de Conil, Medina o Puerto Real. Sólo hay, según la Información Salarial de Puestos de la Administración (ISPA), dependiente del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, dos alcaldesas, la de San Fernando y la de Jerez, que ganen más que estas dos edilas.

DE LAS MEJOR PAGADAS DE ANDALUCÍA

Pero si este dato es sorprendente de por sí, aún es más llamativo si lo comparamos con lo que perciben concejales de algunas capitales de provincia andaluzas que, con dedicación exclusiva, forman parte del correspondiente equipo de gobierno. Por ejemplo ganan más que los ediles mejor pagados de Jaén, Córdoba o Sevilla.

Y, salvo excepciones, también reciben más que los concejales con delegación en régimen de dedicación exclusiva de Granada y Málaga. La responsabilidad del cargo y la población, en estos casos, no tienen nada que ver con las de Chiclana. Sin embargo, eso no ha sido ningún argumento orientativo para haber moderado el salario de nuestras edilas.

CONCEJALES CON DEDICACIÓN PARCIAL

Ya, aunque sea una anécdota sin mucha trascendencia, me parece insultante lo que les voy a decir. Saben que hay cuatro concejales que tienen una dedicación parcial al cargo y por eso solo ganan, además de lo que ingresen por su trabajo fuera del Ayuntamiento (si lo tienen), 37.391,48 €. Son Joaquín Guerrero Bey, Adrián Sánchez Barea, José Alberto Cruz Romero y Virginia Forero Alguacil. No se les pide que se dediquen a tiempo completo a su actividad municipal y por eso se les paga menos.

Pues bien, ellos, estos cuatro concejales, ganan más que, por ejemplo, todos los concejales con dedicación exclusiva del Ayuntamiento de Cádiz; que la mitad de los ediles con dedicación exclusiva de Jerez; más que, salvo dos, los concejales con dedicación exclusiva de El Puerto de Santa María. ¿Es esto justo? ¿Es esto razonable? Ganan unos 2.500 € más que el alcalde de Conil, más de 7.000 que el de Medina y cerca de 8.000 más que el regidor de Puerto Real. Sinceramente, esto no hay por donde cogerlo.

No ofrecen ninguna explicación razonable y, para remate, tenemos que escuchar las monsergas de Cándida Verdier: “…no hace falta ser tan quisquilloso y puntilloso con el tema de los sueldos…”. ¡Como si pedir explicaciones fuese pecado! ¡Como si el asunto de los sueldos fuese un tema menor!

QUÉ DIJERON LOS CONCEJALES EN EL PLENO DE JUNIO DE 2015

Buscando una explicación me he ido al acta de 22 de junio de 2015, cuando se celebró el pleno de organización. Nada de nada. Ni una sola razón. El resumen marcado podría ser la petición clara de reducir los sueldos y el voto en contra a la propuesta del PSOE por parte de Ganemos (entonces en la oposición) y Por Chiclana Sí Se Puede, la situación incómoda que vivió Izquierda Unida, la ausencia en el debate del PP y el nerviosismo de Cándida Verdier y sus alegatos para dejar de hablar del asunto.

La propuesta concreta que presentó Daniel Martín de Por Chiclana Sí Se Puede: tres veces el Salario Mínimo Interprofesional, es decir unos 27.241,2 €/año, 1.945,8 €/mes. Sencillamente, ni se valoró. Los salarios los tildó de “desorbitados, excesivos, barbaridad,…” y de insolidarios con “el sufrimiento y con las malas condiciones que están pasando la gente de Chiclana”. Y pidió ejemplaridad que no se atendió.

VERDIER Y ADRIÁN SÁNCHEZ ENFRENTADOS

La intervención de Verdier, tan brillante e insidiosa habitualmente, fue a la defensiva, algo torpe y falta de credibilidad. Tres perlas, algunas poco creíbles, que soltó: “…en el gobierno municipal, todos y todas (con la excepción de Ana González) trabajamos”; “Ninguno de nosotros venimos a la política a ganar dinero”, y “…los sueldos de estas personas que estamos aquí, superan a los que van a ponerse ahora como concejales y concejalas en muchos casos”.

A esto último, sobre lo que no ofreció ningún dato que lo confirmara, respondió con sorna Adrián Sánchez (entonces en la oposición): “…usted dice que todos ganáis más en vuestros puestos de trabajo. Yo no creo que ningún profesor gane de 50 a 60.000 euros”. En clara alusión a José María Román.

Tanto Izquierda Unida como el PP se abstuvieron en la votación sobre los sueldos del equipo de gobierno. Lógica la postura de los populares porque ellos, en momentos incluso de mayor gravedad social, habían disfrutado de esos sueldos.

COMPRENSIÓN INCOMPRENSIBLE

Algo incomprensible y decepcionante, la intervención de Ana Rodríguez. Creo que ha protagonizado un número nada desdeñable de las mejores intervenciones en el Salón de Plenos. Pero no fue su día. Se la vio incómoda y acabó yendo de más a menos. Recordó la propuesta que formuló IU para, entre otras cosas, reducir los salarios de los concejales y que fue apoyada por el PSOE, hizo mención a su falta de coherencia ahora que iba a gobernar,… y poco más.

A partir de ahí, quizá fruto del momento y de la incomodidad, empezó a derrapar. Al final terminó comprendiendo las retribuciones que iban a ganar los miembros del nuevo equipo de gobierno y regañando a los portavoces que votaron en contra: “…los gestos, que bien venidos sean, de recortes de sueldos, de recortes de coches oficiales, de recortes de atribuciones, que son necesarios, en una ciudad con más de 80.000 habitantes, con 14.000 desempleados, terminan siendo anecdóticos para el presupuesto que estamos manejando en este Ayuntamiento…”.

Siguió diciendo que “…no nos parece que recién empezado un periodo corporativo torpedeemos a un gobierno que se tiene que liberar para poder trabajar…”.

LA GUINDA DEL PASTEL

La guinda del pastel la puso Cándida Verdier: “…no hace falta ser tan quisquilloso y ser tan puntilloso con el tema de los sueldos porque eso perjudica a todos los Grupos Municipales”.

Ni que decir tiene que no comparto esta apreciación. Y yo, como apuntaba la Asociación del IBI, creo que el único camino es la transparencia. Pero visto lo visto y a falta de una justificación para poder entender esos sueldos desproporcionados, a mí me parece que son “de lujo, desmedidos y abusivos”. No me dolerán prendas rectificar si me dan una explicación convincente, pero sin ella, eso es lo que pienso.

Comparte esta noticia enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribe un comentario