Manifiesto por nuestros derechos económicos y sociales

Hoy, al igual que aquel 28 de enero de 2014, estamos aquí delante de nuestro Ayuntamiento, casi tres años después y estamos como en aquellas fechas, poco han cambiado las cosas, razón por la que de nuevo estamos aquí presentes.

Hay que recordar que aquel pleno extraordinario del 28 de enero 2014, a iniciativa de esta asociación, se aprobó por unanimidad el hacer una revisión total de los valores Catastrales para toda Chiclana; con total convencimiento el PSOE en la oposición en aquellos momentos y, con intervención al final del pleno, aquí, en la Plaza de la  Constitución y frente al Ayuntamiento, donde hoy de nuevo estamos, el concejal José María Román Guerrero, por entonces, con el PSOE en la oposición, con megáfono en mano se dirigió al pueblo para decir “que se había logrado aprobar en el pleno el hacer una revisión total de los valores catastrales para toda Chiclana”.

Era otro el alcalde, Ernesto Marín y, otro partido el PP, y claro tocaba hacer frente común en contra de ellos. Pronto habría elecciones, y todo vale cuando se trata de recuperar el sillón. Tenía el Sr. Román ganas de hacer, prometer, firmar compromisos, para coger el cargo “la alcaldía.”

Esta asociación con su presión y sin políticos al frente, consiguió, que se bajase por dos veces los valores catastrales con el Partido Popular en el gobierno.

Hoy, han cambiado las cosas. El Alcalde, la corporación municipal y unos concejales siguen, otros son nuevos, pero lo que sí ha cambiado ha sido el PSOE nuevamente. La gran presión en la oposición, que no le importó ponerse al lado de sus ciudadanos, hoy en el gobierno vuelve a las andadas. El Sr Román, hoy alcalde, sufre una amnesia provocada por el cargo, y aquél “espíritu de Gamonal” al que hizo referencia el 28 de enero 2014 en esta plaza y con megáfono en mano, (ahí están las fotos y la hemeroteca) decía “que teníamos razón”, avalando nuestra petición, y, además, lo más importante “se comprometía, que, si era alcalde, cumpliría con todo lo prometido y firmado, y además devolvería el IBI cobrado indebidamente a los ciudadanos”

Para enero del próximo año 2018, habrá transcurridos ya 10 años, de aquella barbaridad de subir los valores catastrales hasta 4 y 5 veces por encima del valor real del mercado inmobiliario.  Pero ya ha llegado Román de nuevo a la alcaldía y sigue siendo incapaz de solucionarlo por falta de voluntad política. Es más, no es que haya incumplido con los compromisos y su programa electoral, sino que nada más llegar al sillón de la alcaldía sube los impuestos a todos los ciudadanos (IBI, agua y basura). Pero es que encima, ya tampoco le importa la brutal e injustificada petición de los valores catastrales del 2008, ya que, gracias a la pinza del concejal y delegado de fomento, Adrián Sánchez, y a la inestimable ayuda del concejal, Stefan Schauer, hace de su capa un sayo y sigue subiendo y subiendo los impuestos y “embarga a los que tienen menos recursos”

Dicho esto, y para refrescarle la memoria al Sr. Román, solo decirle los chiclaneros y las chiclaneras que no piense nunca que somos tontos o que la solución está en atracar nuestro bolsillo, exclusivamente, para justificar que todo se debe a subsanar la deuda municipal.

Que deje de asfixiar al ciudadano (los gobernados) a base impuestos y que empiecen a bajarse los sueldos ellos (los gobernantes). De paso, que se bajen también las dietas, que eliminen cargos de confianzas sin otros méritos que ser nombrados a dedos, renuncien de los privilegios, gastos de dudosa necesidad, justificación o presuntos chanchullos.  Cervecitas, fiestas gastronómicas, y venga fiestas y más fiestas hasta reventar, para seguir con el entretenimiento y evitar que las conciencias despierten, mientras rellenan sus alforjas.

A todo esto, que también nos digan ¿Cuánto nos va a costar (aún vacio) el edificio de la Plaza Mayor a los chiclaneros? ¿Cuánto dinero le costó a esta ciudad la compra, permuta, etc…, de ese mamotreto de ladrillo y cemento? O, sino que nos expliquen, ¿Qué hicieron y como fueron tratados los vecinos de las viviendas que habitaban en ese suelo? ¿Por qué la empresa dejó de pagar el canon anual por importe de 57.000 euros que debía haber pagado la empresa concesionaria en estos últimos 10 años? ¿Qué pasó con la puesta en valor del edificio comercial? Y no vengáis ahora con milongas, diciendo, “es que una tercera parte se pretende transformar en la escuela de idiomas”. Cuando se sabe que la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía o la propia escuela de idioma ni se ha pronunciando al respecto de forma tajante.

Déjense de electoralismos y populismos y digan la verdad ¿Qué coste va a tener esta locura urbana y partidista?

¿No le parece, Sr. Román, que ya está bien de tensar la cuerda de los despropósitos? Ni los “suyos” confían en usted. Es más, hasta le cuestionan y le están pidiendo que deje de hacer daño a los chiclaneros y las chiclaneras. Piense un poco en las familias que lo están pasando realmente mal. Menos medallitas, insignias de oro, aplausos y fotos a costa de los que tenemos que sudar la camiseta para al menos llegar a final de mes y poder llenar la nevera para que nuestros hijos, nietos y bisnietos puedan comer, y tenga usted y su equipo de gobierno más dignidad y alturas de mira, si es que os queda alguna.

Colas en recaudación más que preocupantes, para cobrar impuestos a siniestro, incluso, sin tener suministros básicos cientos de familias en esta ciudad. Déjese de embargos y sable, mucho sable, no vaya a terminar todo en “efecto bumerán”. Deje las políticas bananeras de levantar las mismas calles de siempre por los siglos de los siglos en el centro, para justificar que trabajáis por y para el pueblo. Mientras tenéis abandonada la periferia de la ciudad de suciedad y llenas de ratas.

No sigáis haciendo la política del “Y TU MÁS”. Dimitid de los cansinos decorados de la sala de prensa del Ayuntamiento y de los narcisismos y perfumados discursos del aburrimiento, vendidos de forma torpe a bombo y platillo en los medios de comunicación; mientras el resto de contribuyentes, del centro y no del centro, sufragamos gastos para veros como se burláis de toda una ciudad.

Piense y piensen también, por aquellas personas que viven en el diseminado sin tener aún regularizadas sus viviendas, y de paso digan ¿Qué va a pasar con la contaminación de los acuíferos y cuáles son las soluciones que tenéis encima de la mesa en caso de que el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) lo tumbe al final el Tribunal Supremo? Pues sería la cuarta vez consecutiva que lo hunden. Digan a los vecinos ¿Para cuándo y por cuánto en sus casas el derecho a tener agua potable? Pero diga y diga la verdad, que para eso pagan tributos y todo lo habido y por haber años tras años.

Dejad de vender ese lema de que “Chiclana es un potencial turístico”, para seguir ofreciendo solo un turismo de temporada, de pulseras y hoteles de lujos. Coged de una vez por todas el toro por los cuernos, y dedicarse a darle soluciones al extrarradio y a su suelo con carriles “rompe-coches”, con un servicio de transporte público de la Edad Medieval, y sin barreras arquitectónicas para las personas minusválidas, que esos no son turistas o contribuyentes de dos meses, sino contribuyentes los 365 días del año. Sí señor Román, aquellos y aquellas que pagamos hasta por respirar, para que su, y nuestro Ayuntamiento, pueda dar servicios de calidad, y ustedes (los políticos), podáis seguir amamantándose otro número de años, a costa de los que verdaderamente trabajan por y para el pueblo (sus gentes). Los que siempre lucharon antes y los que siguen y seguirán en la lucha ahora y siempre, para que Chiclana no desaparezca del mapa producto de vuestras incompetencias, planteamientos cerriles y burradas.

Sr. Román, siga gobernando a base de garrote, chantajes y amenazas, que cuando deje la política y se retire, le estaremos también esperando para recordarle, eternamente, la clase de persona que fue usted como “carga pública” más que como cargo público.

Siga defendiendo sus locuras y cacicadas, mientras pueda hacer y deshacer a su antojo con sus políticas maquiavélicas avasallando a toda la sociedad chiclanera como si fuesen ciudadanos de tercera. La honestidad y la cordura siga dejándola en el cajón de su despacho como alcalde de esta ciudad, y de paso, siga usted trabajando desde la sinrazón, el orgullo y la chulería.

Su pueblo, el mío, el nuestro, siempre para el mañana, nunca para el hoy.  Las carencias en materia sanitarias y educación e infraestructuras, el vacío de empresas y polígonos muertos, la falta de apoyo hacia los autónomos, la falta de seguridad jurídica de un PGOU insostenible y lleno de contrariedades y cargadas de falsas promesas y mentiras durante largos años, siempre para el mañana, nunca para el hoy. Siga platicando en pasado y nunca en presente o futuro, o siga con sus tormentas y paranoillas “sin modelo de ciudad” o “poblados de fantasías”

No deje de seguir jugando con la desesperación de los más desfavorecidos; las inexistentes bolsas de empleo o sus ridículas reducciones en materia de desempleo desde su imaginario quijotesco, en vez de basarse de la realidad.  Siga hablando solo de empleo de temporada de mes y medio. Trabajo precario, de explotación y en muchos casos sin contratos y sin derechos, bueno sí, el derecho de un trabajador o trabajadora a cobrar por 8 horas y trabajar por 15, o del euro y medio por dos horas de trabajo. Siga hablando de arena, agua y “chiringuitos”, pero deje para el mañana el tema de la reindustrialización y el cómo potenciar la economía local de manera sostenible.

¿Qué será de Chiclana si hoy se va la cadena hotelera de la costa? ¿Lo ha pensado en algún momento? ¿Cuáles serían las alternativas que le quedan a Chiclana? Nada, usted no tiene ya nada que ofrecer a los inversores y a la ciudadanía. Por no ofrecer, no ofrece ni buena voluntad con su propio electorado, con los que le votan y los que no.

Se le va a recordar como el alcalde y la persona más opaca del pueblo. A la vez, de ser calificado por sus conciudadanos y conciudadanas por el ser más farsante, desleal y frívolo de Chiclana. ¡Vallase Sr Román, o, mejor dicho, vallase por orgullo y valentía, ya que tanto presume tener!

Sabemos (y usted mismo lo sabe), que está agotado de la política. Que su partido ya no le quiere y nosotros la ciudadanía tampoco. El PSOE de la Junta de Andalucía le castiga y le tiene en el olvido, por dedicarse a haber degollado en el camino con dureza a tanta gente durante décadas. No siga haciendo más daño a Chiclana, desde su “mayoría prestada” que no le han dado las urnas. Que en el castigo y en el olvido estamos los chiclaneros y las chiclaneras por su culpa y su ineficaz y perversa trayectoria como político.

Y que conste, que este manifiesto sirva como herramienta y ayuda para concienciar, no solo al alcalde de esta ciudad, sino también al gobierno y al resto de la corporación municipal.

Atentamente

Asociación Iniciativa Social por una Chiclana y un IBI real

Comparte esta noticia enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribe un comentario